Apuntes y subrayados
Leave a comment

Un reto de lectura para 2021

¡Sí, caray! Un reto de lectura más para comenzar el año, y qué. A estas alturas, he abandonado la pretensión de originalidad y he mantenido la pretensión de placer, de leer por placer lo que me/nos dé la gana, porque la vida es corta pero la cuarentena, larga, tanto o más que mis pilas de libros pendientes, ¿las suyas qué tan altas van?

Seguimos en el encierro, el lugar/espacio idóneo para leer como desquiciados, pero también para desquiciarnos con muchas otras cosas más, nuevos aprendizajes, pasatiempos y, en fin, mezclar los días en una pasta donde ya no se distingue qué es ocio y qué deber. Un debraye (así decíamos en mis tiempos, ustedes disculpen). Ya saben que yo soy señora desde los veinte años, es más, probablemente nací siendo señora, y ahora, además, señora del hogar; salvo cuando salgo de viaje, la casa es mi lugar favorito. Trabajo en casa y me divierto en casa, tejo (como señora), hago monitos, leo y escribo en casa. Este año vienen varias cosas que ya iré contando, para empezar, los talleres, primero el de cuento y después el de ensayo. Pero para calentar, les dejo aquí mi muy humilde sugerencia para las lecturas del 2021, por si sus pilas de libros no son aún lo suficientemente babélicas. Este año pinta para ser aún más raro que el anterior, contra mis pronósticos más ilusos, pero libros, señoras y señores, siguen sobrando y el tiempo faltando. Esta es mi contribución a la imposibilidad de leer todo lo que se quiere.

https://media.giphy.com/media/myub4wKKdR0Wc/giphy.gif
  1. Enero

Un libro de cuentos de autor/a latinoamericanx

Arranco el año con Las voladoras de Mónica Ojeda y si me alcanza el mes, El matrimonio de los peces rojos de Guadalupe Nettel. Leí Nefando de la primera y otras tres novelas de la segunda, y la verdad, salvo El húesped de Nettel, no me deslumbraron, y quizás por el hype, yo esperaba que lo hicieran. Es sólo para reencontrarme con ellas, quizás encuentre lo que busco. Quizás no.

2. Febrero

Ensayo de autor/a de tu país

Se me ocurren muchos, en verdad, México tiene un montón de ensayistas fenomenales, por nombrar sólo algunos de mi generación: Mariana Oliver, Ingrid Solana, Guillermo Espinosa, Verónica Gerber, Gabriela Jáuregui, Juan Pablo Anaya, Rafael Toriz…

3. Marzo

Libro donde haya un personaje que se llame como tú

Supongo que Fuentes le quitó a los demás escritores las ganas de nombrar Aura a alguno de sus personajes, pero aún me queda Penélope, y para esto he decidido adquirir Penélope y las doce criadas de la Atwood, así que voy bien equipada.

4. Abril

Una antología

5. Mayo

Autor/a nacidx antes del siglo XIX

El espectro es muy amplio, yo quiero ponerme medieval, y en mi pila de libros, La nave de los locos, de Sebastián Brant me hace ojitos.

6. Junio

Una pieza teatral (sí, la dramaturgia es literatura, oigan, literatura que nadie lee)

Pienso en algo, lo que sea de la dramaturga mexicana Itzel Lara, que es una genia, de Óscar Liera, de Harold Pinter, de Koltès, de Bernhard, de Beckett, hay tanto que explorar. Un tip: la editorial mexicana Ediciones El milagro se especializa en libros de dramaturgia y es maravillosa, lo que publican ellos no lo encontrarán en ningún otro lugar, y creo que, a falta de la posibilidad de asistir al teatro, una opción es leerlo.

7. Julio

Libro de autor/a originario de un país que empiece con la primera letra de tu nombre.

Polacos (esa es fácil), paquistaníes, panameños, paraguayos, peruanos, portorriqueños, palestinos, portugueses…

8. Agosto

Libro de un autor que se llame como tú.

Esta está muy buena, porque podría leer Anticitera, de Aura García Junco, que la verdad ya le traigo ganas desde hace bastante tiempo, o podría leerme algo de Penélope Fitzgerald o de la Mortimer. De la primera sólo he leído La librería. Se aceptan sugerencias.

9. Septiembre

Un clásico

Sí, esos libros raros de los que todo mundo habla y nadie lee. No sé, quizás el Quijote o alguno de Shakespeare se me cruce por el camino. Claro, aquí la definición de clásico la dejo a su entendimiento. Podría leerme por fin el Ulises de Joyce. Veamos qué persona seré en septiembre.

10. Octubre

Un libro publicado el año en que naciste

He pensado desde ahora en varios En tierras bajas, de Herta Müller, El lugar, de Mario Levrero, El color púrpura de Alice Walker, y seguiré investigando a ver qué se me antoja leer de ese año (¿ya saben cuál?)

11. Noviembre

Un libro en el cual se base una serie o película

Vi Gambito de dama en 2020 y me gustó bastante, creo que es más feminista que muchas otras series que navegan con su banderota verde de «somos bien feministas porque tenemos protagonistas bien atrevidas e inteligentes» cuando en realidad tienen un discurso feminista de lo más básico, muy políticamente correcto y aceptable, y esta serie es un poco más compleja. Se me antoja, por lo tanto, leer el libro, aunque yo de ajedrez no sé nada de nada. Y qué.

12. Diciembre

Retoma un libro que hayas abandonado

Pues es que diciembre es para la reconciliación, ¿no? Reconciliémonos con los libros abandonados. A veces, simplemente no era el tiempo, pero ¿qué tal que ahora sí es? Quién sabe qué estaremos haciendo en diciembre de 2021, amigues. ¿Quién puede decir si al fin será mi tiempo de leer En busca del tiempo perdido?

Bueno, aquí termina una invitación y empieza otra. Les informo que retomamos sesiones en el círculo de escritura que modero cada jueves. Acá tienen toda la información que necesitan, para que pongan a girar la ardilla de la escritura en lugar de dejarla de holgazana. Nomás digo.

https://media.giphy.com/media/iFU36VwXUd2O43gdcr/giphy.gif

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *