Luis Felipe Lomelí

(Etzatlán, 1975). Estudió Física y ecología pero se decantó por la todología no especializada: un poco de tianguero por acá y otro de doctor en filosofía de la ciencia. Es miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte y sus últimos libros publicados son El alivio de los ahogados (Cuadrivio, 2013), Indio borrado (Tusquets, 2014) y Okigbo vs las transnacionales y otras historias de protesta (La Pereza, 2015). Se le considera el autor del cuento más corto en español: El emigrante —¿Olvida usted algo? —Ojalá.

 

***

 

El cuento publicado aquí, titulado Las nubes, se ha incluido en antologías.

Links a otros textos:

Cuento “Jefe de jefes”

Columna en el periódico digital Sinembargo.com

 

***

Títulos publicados:

Okigbo contra las transnacionales y otras historias de protesta. La Pereza Ediciones, 2015.

El maravilloso viaje por la vida del Dr. Okigbo Richardson ‘Ndajeé comienza con la noticia terrible de su desaparición, en circunstancias extremadamente confusas, después de dictar una conferencia magistral en la Universidad de Iowa. Entonces comienza a trepidar la máquina escandalosa de la imaginación. Ningún tema crucial le fue ajeno al maestro ‘Ndajeé: la desnutrición infantil, el arte contemporáneo, la violencia contra los animales, la historia universal (que rechaza por su condición intrínseca que la torna heteronormativa) y su lúcida y espectacular propuesta de una estética del cariño. En nada tuvo éxito –o casi– y no pocas veces sólo consiguió empeorar las cosas, pero ello no lo detenía. Por eso, si con alguien pudiera comparársele, sería con aquel andante de triste memoria, de quien nadie quiere acordarse ya, Alonso Quijano, o Quejana, o Quesada quien, adarga al brazo y ciego de sinrazones, tenía el vicio de enfrentar molinos.

Lo encuentran en: Amazon y librerías de Estados Unidos, Puerto Rico, Guatemala, República Dominicana.

 

Indio borrado, Tusquets, 2014.

Como indio borrado, el Güero es uno más de los nuevos olvidados en un mundo inmerso en la violencia. El caos reina en todo lo que le rodea, incluso en su propio núcleo familiar: ya no soporta el llanto del Cabrito, el hilo de su hermana, las ojeras de su madre, el olor de su padre. Entre los recuerdos de su niñez, cuando vendía serpientes de madera con su hermana la Leidi, los consejos de su Ho Absalón y las voces de unos fantasmas que le hablan del pasado de su ciudad y de sus sinestros, el Güero debe lidiar con el paso a la adultez y los sentimientos dominados par la ira. Profundamente marcado por su rol en la pandilla de los Rats y su primer trabajo coma albañil, e hipnotizado por los ojos de gata de Lino, el Güero tendrá que descubrir cuál es su lugar en el mundo pero, sobre todo, nos hará saber cuál es su más profundo deseo. Aún no llega so padre a casa, pero si el momento de acabar con esa sombra que lo ha sumido en la furia y el rencor desde hace años.

Lo encuentran en: Librerías de México en general y Amazon.

Costo: $179 físico, $126 ebook

 

El alivio de los ahogados, Cuadrivio, 2013.

Viajar es conocerse. El vagabundeo puede devenir en experiencia mística. Nunca la otredad despierta más incertidumbres que al estar en otro lado. El sentido de la identidad es entonces una duda constante, una autoafirmación inconsciente. Hay lugares, sin embargo, que son en sí otro lugar. Toda frontera es un amasijo, una hibridación, un cruce de sensibilidades. El alivio de los ahogados se inserta el mundo fronterizo, en el palpitan los límites de un lenguaje en trance de cambio, mutación y repliegue (elspanglish muestra con disimulo sus potencialidades expresivas); un libro liminal que ilustra una propuesta (y la apuesta) distintiva de la estéticas de los confines. Cruzar la frontera, algo cotidiano, se vuelve un periplo que revela los humores del desencanto. Ciudad Juárez, el Puente Córdoba, New México, Las Cruces. Los encuentros y la fiesta; las esperas y la huida. El hastío encubre el desencanto de la vida: “Dios existe pero no nos quiere”. Incluso en el peor viaje se descubre que toda salida ilustra y en esas pequeñas enseñanzas construyen la experiencia. Se trata de una novela de interpolaciones, fragmentos a maneras de viñetas, en los que el lenguaje es la primera interrogante, porque más que un “localismo chicano”, Luis Felipe Lomelí nos recuerda que el pochismo es un fenómeno universal. La novela en esencia una búsqueda. Los personajes se desenvuelven en el tránsito de una fuga; se trata de una historia de olvidos y de escapes.

Lo encuentran en: Librerías de México y en la página de Cuadrivio.

Costo: $49.99

Todos santos de California, Tusquets, 2002

Los caminos y los modos del narcotráfico violentan comunidades y paisajes que en estas páginas se describen con puntualidad. Así atestiguamos una geografía singular: veredas sinaloenses recorridas por ambiciones y tragedias personales; universitarios que enfrentan y solucionan sus dilemas de existencia en un medio amenazante; la belleza de la aridez en Sonora y los dos estados de Baja California; las aguas del Golfo navegadas por embarcaciones con carga clandestina; avionetas piloteadas por delincuentes; choferes al servicio de capos y bandas. Las ciudades y los pueblos comprendidos en el triángulo de aventura y fatalidad aquí recreado —Sinaloa, Tijuana, Los Cabos— sirven de escenario a historias cifradas con precisión; y los personajes y situaciones que, en ellas se repiten nos llevan a reconstruir un solo relató y a comprender la doble moral, las paradojas y la disparidad de las sociedades en las que la narcodelincuencia se produce: fechas y razones de despojos, planes y desatinos de estado, colonización de un territorio trabajoso, vidas en antagonismo y en riesgo.

Lo encuentran en: Librerías del país, Amazon.

Costo: $49