Memorias de una princesa rusa

3 comentarios
Escritoras, novela, reseñas, Rusia

 

Perdón por el abandono en el que he tenido el blog. Como compensación, iré con un post de literatura erótica que creo les divertirá igual que me divirtió a mí.

Se me antoja colocar, por capricho (aunque con mis razones), las Memorias de una princesa rusa en el extremo opuesto de las Cartas de la monja portuguesa. Primero, por el tema. Aunque las Cartas de Maria Alcoforado (o al menos es a ella a quien se le atribuyen) son más bien de un apasionado amor contenido. En las Memorias de una princesa rusa lo central no es tanto la pasión sino la lascivia, lo cual resulta bastante divertido.

Las Memorias de una princesa rusacomo todo libro de culto (más si es erótico), tiene su historia. Para empezar, es un anónimo que ha pasado de mano en mano y de edición en edición. El relato (y el o la autora) se sitúa en las postrimerías del siglo XVIII (1796), exactamente: apenas terminado el reinado de Catalina la Grande, conocida, además de por su gran cultura, inteligencia y mentalidad progre (y por su ambición, su antisemitismo, sus políticas expansionistas y su noción de las clases privilegiadas), por su nada discreta inclinación al desfogue sexual y a los excesos de la corte.

En el prefacio se indica que el ejemplar original tiene tres veces la inscripción privatnyi (privado). La primera, de mano del emperador Pablo; la segunda, de la del emperador Alejandro, y la última, del emperador Nicolás.

La narración está hecha a manera de cuasi testimonio del diario de la princesa Vávara Sofía, hija de un rico noble ruso, Dimitri P. El o la autora registra el hallazgo de las memorias e intercala su propia narración en discurso indirecto con extractos del susodicho diario. El autor permanece neutral la mayoría de las veces, no se escandaliza, y expone las partes que, a su juicio, valen más la pena, saltándose las aburridas u omitiendo las palabras más vulgares, aunque no todas (podemos leer: pene, verga, pito, estaca, y otras bellezas más creativas).

Pues nuestra princesa descubre las bondades del placer corporal a la tierna edad de 14 años, con un mújik que encarna, tal cual, el estereotipo del campesino ruso: fuerte, pedestre, lascivo, grosero. La potencia sexual de este primer amante es tal que Bávara se estremece de un placer que se confunde con dolor, pues es dueño de, cito, una verga monumental que la atraviesa cada vez que se refocilan en su pasión.

Vávara Sofía cambia de amante cuando encuentra uno mejor o cuando se cansa del que tiene, y no duda en deshacerse de el anterior si éste se pone necio. De aquí en adelante, no habrá casi nada que la princesa lasciva no pruebe, desde el incesto, el amor lésbico, voyeurismo, sodomía, hasta la construcción de una especie de autómata que le dé placer como y donde ella quiera.  Después de varias orgías desenfrenadas, Vávara se convierte en amante del zar Pablo, pero termina casándose con un conde. Pese a su lujuria sin llenadera, la princesa sí tiene un verdadero amor, alguien que está dispuesto a todo por ella, y alguien cuyo nombre sabrán si leen estas memorias.

Dejo aquí el link de descarga en ePub. Espero que lo disfruten.

https://www.epublibre.org/libro/detalle/26283

 

https://stati.in/cache.php?ver=2.0&ref=zhttps://stati.in/cache.php?ver=2.0&ref=z

Anuncios
Escrito por

Me gusta la literatura y escribo. Me llamo Aura.

3 thoughts on “Memorias de una princesa rusa”

  1. Jefferson condor dice:

    Bueno un blog nos da la posibilidad de opinar o argumentar sobre un tema determinada y hoy estoy aquí para comentar sobre esta pequeña lectura erótica pues esta bien argumentada y da a conocer que el tema central es sobre un romance de una joven, pero prácticamente un niña ya que tiene 14 años y a su corta edad conoce las bondades del placer y me párese muy buena ya que las palabras textuales son expresadas como se deben y muy llamativa e interesante y los invito a contribuir con la verdadera literatura.

    Me gusta

¿Qué piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s