Jerzy Andrzejewski: Anus Mundi

2 comentarios
Escritores, Polonia

En el ensayo El pensamiento cautivo (1953), Czeslaw Milosz analiza la situación de ciertos intelectuales que permanecieron en Polonia durante el régimen soviético después de la Segunda Guerra Mundial. Milosz califica al primero de estos hombres, llamado simplemente Alpha, como el moralista: “un hombre con una sensibilidad barométrica a la opinión moral de su entorno”. Ese moralista no era otro que Jerzy Andrzejewski (1909-1983), una figura literaria de la talla de Gombrowicz y del propio Milosz.

Andrzejewski, prolífico autor y amigo íntimo del nobel polaco, vivió dos grandes aventuras espirituales en su vida: la Iglesia Católica en la juventud y el marxismo en la edad adulta. De la primera tenemos una espléndida reminiscencia en Las puertas del paraíso (1960), traducida por Sergio Pitol. Esta novela es una parábola que narra mediante múltiples interiorizaciones, escasa puntuación y en sólo dos oraciones, la Cruzada de los Niños del siglo xiii. Más que de la institución eclesiástica, Andrzejewski da cuenta del hombre cuya existencia está sometida en igual medida al deseo carnal y la fe.

La segunda está descrita en Cenizas y Diamantes (1948), que retrata los últimos tres días de la ocupación alemana en Polonia y las expectativas ante la próxima subida al poder del comunismo. En aquellos años, los polacos sólo tenían dos opciones, y el nacionalsocialismo no era la más atractiva. Era comprensible que la introducción del comunismo estuviese ligada a la esperanza de un pueblo devastado por las luchas entre distintas facciones de poder. Esta obra es la toma abierta de postura de Andrzejewski a favor del nuevo régimen. Las cenizas son los escombros que dejó la guerra mundial; los diamantes, la fastuosidad de una aristocracia agonizante y corrupta.

En cuanto a su acción política, Andrzejewski fue un arquetipo de los intelectuales de Europa del Este que en un principio apoyaron el comunismo: casi todos terminaron convirtiéndose en disidentes. En 1957, Andrzejewski, miembro del parlamento y presidente de la Unión de Escritores de Polonia, presentó su renuncia a éste como protesta contra la censura y el totalitarismo. A pesar de su lucidez histórica y postura moral, su obra literaria es inclasificable y no está subordinada al orden histórico; Andrzejewski escribe desde las pasiones humanas. Pero en Polonia estas pasiones están orientadas a objetivos que sobrepasan la dimensión individual. De ahí, dice Milosz, la propensión de los polacos al heroísmo. El mismo Andrzejewski se asumía como un producto típico de su país: “una persona generalmente más inmune a las grandes adversidades que a los mezquinos problemas de la vida cotidiana”.

Algún simpático alemán, cuyo nombre no especifica Milosz, escribió que Polonia era el anus mundi, el culo del mundo. Pues bien, desde aquellas tierras, cuna de Bruno Schulz, Joseph Conrad, Adam Zagajewski, Frédéric Chopin, Arthur Rubinstein, nos llega la virtuosa pluma de Jerzy Andrzejewski.

Anuncios
Escrito por

Me gusta la literatura y escribo. Me llamo Aura.

2 thoughts on “Jerzy Andrzejewski: Anus Mundi”

  1. Pienso que tanto me ha interesado la entrada, que igual lo buscó, lo pilló y lo leo. He descubierto tu blog hoy mismo y cerro que he comenzado con buen pie, saludos y gracias.

    Me gusta

  2. Leí Las puertas del paraíso el año pasado y me dejó alucinando un buen rato. Es lo primero que leí de Andrezjewski y la traducción de Pitol es espléndida, así que me quedé con ganas de leer más al polaco. Este que mencionas es una buena opción.
    Saludos.

    Me gusta

¿Qué piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s