Isak Dinesen: polémica y literatura

3 comentarios
Dinamarca, Escritoras

A Dinesen la conocen un puñado de lectores obsesivos por sus entrañables Memorias de África. En este libro magnífico, esta escritora danesa, cuyo verdadero nombre era Karen Blixen, narra a detalle los años en los que vivió en África, en una plantación de café que tuvo a las afueras de Nairobi. Blixen tuvo un matrimonio tormentoso con un primo lejano, que terminó en infidelidades y un contagio de sífilis. Ella se quedó con la plantación que los dos habían iniciado, y ahí vivió feliz durante unos cuantos años.

Primero me gustaría compartir un par de valoraciones negativas que encontré en Good Reads, bajo una lectura basada en el tema de los colonialismos europeos en África.

GR2

GR1

Memorias de África, básicamente, es percibido por gran parte de los lectores como un libro racista, o como dice en el primer review, “un libro para blancos que quieren ir de safari a África y ver animales bonitos”. Estoy consciente de que no se puede, o es extremadamente difícil leer un libro sin tomar en cuenta la época en que fue escrito; los escritores, y en general, los artistas son hijos de su época, salvo los excepcionales casos de los adelantados, que les llaman. Esta condición, sin embargo, no es justificación para decir o escribir atrocidades. Pero me gustaría que alguien saliera diciendo que no va a leer a Sócrates (bueno, a Platón) porque era un misógino, o a Marx porque era racista y tenía una pobre opinión de México, a Pound o a Céline porque eran pronazis y antisemitas (sabemos de los espantosos panfletos que escribió Céline contra los judíos, pero amamos el Viaje al fin de la noche sin culpa), o a Borges porque fue a cenar con Pinochet y le chuleó la dictadura. Entiendo esto porque, por ejemplo, a mí me cuesta mucho trabajo ver una película de guerra gringa que no me dé la seguridad de que es un mero panfleto del heroísmo estadounidense respecto de los países a los que su gobierno bombardea con el fin de “restablecer la democracia”.

A los reviewers de Good Reads les hace perder la cabeza que Blixen compare la (mal) llamada “civilización” con la tierra africana y sus “salvajes”. Sin embargo, me parece que uno siempre, en todos sus contextos, ejercita el arte de la comparación (es una figura retórica, no lo olvidemos) vaya a donde vaya, en cualquier ciudad extranjera donde esté. Así que comparar no me parece erróneo, me parece la elección conciente de un marco de referencia. De hecho, al leer las memorias de la Blixen, e intentando elaborar una crítica en la misma línea de los detractores, me parece que la acusación es errónea, porque sí hay una comparación, pero no hay un enaltecimiento ni condescendencia hacia los nativos. Más bien, y esto me parece completamente válido, hay un extrañamiento y una fascinación por el descubrimiento de una manera de pensar y de concebir el mundo completamente distinta a lo que todos estamos acostumbrados.

Al margen de la cuestión de los colonialismos, mediante los cuales tanto franceses como belgas, portugueses e ingleses se hicieron ricos a costa de la expoliación y la esclavitud de los pueblos a quienes llegaron a “colonizar” —terrible verbo el fundado por Colón— (y de cuyo flujo migratorio ahora se lamentan amargamente, desechando, como si cualquier cosa, su responsabilidad histórica), el libro narra la historia de un deslumbramiento. Si existe algún pecado en la narración de las tierras africanas, es el de una ingenua (o genuina) iluminación. Blixen era una mujer que provenía de una familia y un círculo social muy acomodados, es decir, era una burguesa, en lo cual yo no veo culpa. El perfeccionamiento y enaltecimiento de las artes liberales son herencia de la burguesía. En fin, ya me extendí sobre esto, que no era de lo que quería hablar.

En realidad, como lo más conocido de Blixen son las vapuleadas Memorias…yo quiero hablar un poco de otro libro, uno que nadie lee (ni siquiera está registrado en Good Reads, con eso les digo todo): Vengadoras angelicales. Ciertamente, el título suena parecido a El Santo contra las mujeres vampiro o alguna cosa por el estilo. Sin embargo, es una historia muy entretenida que te deja pegado al libro a lo largo de sus más de 300 páginas. Esta novela narra las aventuras y desventuras de dos jóvenes amigas, una de ellas huérfana y la otra caída en desgracia por una deuda del padre, que se lanzan al mundo a vivir por su cuenta. Pero el mundo, ese que antes miraban sólo a través de la ventana y que parecía embellecido por los confites de una vida holgada y llena de privilegios, resulta ser un lugar peligroso, del cual sólo podrán salvarse gracias a la ayuda de algunos fieles amigos y, sobre todo, gracias a su inteligencia y a sus recién desarrolladas dotes para la supervivencia. En sí, es un libro de la lucha del bien contra el mal encarnados en el mundo.

A decir verdad, la novela es entretenida, pero no me parece una gran obra comparada con las Memorias. La cosa con lo de África es que Dinesen recrea todo un universo en el que el lector casi puede ver y tocar acada detalle y a cada persona de las que ella describe. Roal Dahl, cuando intentaba definir esa cosa que llamamos talento, decía que cuando estás leyendo un libro y ves lo que el escritor te está contanto, eso es talento. Sé que es una cosa muy subjetiva, pero en verdad, hay historias en las que el lector no es capaz de ver uno solo de los personajes plasmados. Isak Dinesen tiene una narrativa diáfana, fluída y generosa, muy generosa. No es altiva ni modesta, es una escritora equilibrada que es capaz de generar, a medida que corren las líneas, pasiones y apegos hacia los personajes.

No sé, me da la impresión de que algunos de los reviews negativos parten más desde los propios prejuicios que de lo que narra Dinesen sobre África. Es parecido (aunque un poco a la inversa) a cuando en esa lamentable campaña de televisión nacional sobre la equidad de género, uno de los limítrofes conductores declara, sonriente y satisfecho por su buena acción, que en su casa él no es el único que lleva los pantalones, o que él también usa camisas rosas y no por eso se siente menos hombre (léase: como soy un chavo buena onda te presto, mujer, mis pantalones, y uso un color de niñas a pesar de mi virilidad).

Bueno, la verdad es que iba a hablar más de las Vengadoras angelicales pero me gustaron más las Memorias…así que en eso queda este post.

Para polémica, mentadas de madre y aplausos, en los comentarios, ¿sí de favor?

Abrazos a todos.

Anuncios
Escrito por

Me gusta la literatura y escribo. Me llamo Aura.

3 thoughts on “Isak Dinesen: polémica y literatura”

  1. Aquellos que critican a Isak Dinesen (Karen Blixen) por el contenido de su novela “Memorias de África” (que es, en parte, autobiográfica -ficcionada, sí, pero basada en sus vivencias-), ¿qué opinan, por ejemplo, de la obra de Houllebecq, mucho más polémico y políticamente incorrecto? ¿Nada que decir? ¿De la misoginia de Tolstoi o de Strindberg? ¿De la “irrespetuosa” crudeza de la “beat generation” estadounidense con Bukowski a la cabeza? Estamos hablando de literatura; su valor reside en lo que se cuenta y, sobre todo, en cómo se narra. Más allá de los prejuicios de unos pocos.

    Me gusta

  2. Bárbara Contreras dice:

    No he leído “memorias de África” pero claramente estará en mi lista de lectura. Es verdad lo que dice “Discordante” que.. su valor reside en lo que se cuenta.. al final si estuviéramos con tantos prejuicios leyendo.. terminaría odiando a tantos escritores por no ser “un poco más humano”.

    Me gusta

  3. Es la primera vez que leo sobre esta mujer, pero tus palabras me hicieron dar muchísimas ganas de leer uno de sus libros. Definitivamente voy a empezar por “Memorias de África”.
    Me gustó mucho tu página, saludos!

    Me gusta

¿Qué piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s