La escala de los mapas, de Belén Gopegui

1 comentario
Escritoras, novela, reseñas

Hace mucho que quería escribir esto porque La escala de los mapas es un libro al que le debo mucho, en verdad muchísimo. Además, fue de esos hallazgos felices por los que uno se deja arrastrar en las ventas nocturnas y en las semanas de descuento de las librerías. Me lo llevé por el título (amo los mapas), y fue una de las mejores decisiones literarias que he tomado.

La soledad parece actuar bajo leyes independientes del sujeto en el que se posa. Leyes inversas al deseo. Inversas también a toda lógica y conciencia. Una vez que su semilla ha caído en el alma humana, una vez que echa frutos, por tímidos que sean éstos, exige la posesión absoluta y no se conforma con treguas. Esta vez el protagonista es Sergio Prim, aunque podría ser cualquier otro. La novela se llama La escala de los mapas, de la española Belén Gopegui (1963- ). Este libro, su opera prima, que también pudo haberse llamado Tratado sobre el Hueco, fue publicado en 1993 por Anagrama y ganó dos importantes premios literarios.

Prim, geógrafo, cazador de huecos, enamorado de Brezo Varela desde hace diez años, está de pie en la parada del autobús. Es de noche, llueve. Supongamos, piensa, que Brezo baja en este momento del autobús y reconoce mi silueta, ¿qué haría? En aquel momento, las puertas se abren y del autobús baja Brezo. Ella lo llama por su nombre y se le cuelga del brazo.

A partir de ese encuentro, la inesperada presencia de Brezo todo lo abarca. Pero los sueños no se realizan impunemente. Un deseo realizado está destinado a consumirse y perecer, en la realización está la muerte y al final sobreviene el vacío. En uno de sus aforismos, Kafka decía que si la torre de Babel hubiera podido construirse sin tener que subir a ella, habría sido permitida. Estas palabras encierran la condena del hombre a la eterna aspiración. Hay quienes sufren por lo inalcanzable y quienes lo hacen frente a lo realizado. Prim es de éstos últimos. Él sabe que después de la primera entrega, todo amor se precipita hacia su propia caída. El enamorado se atormenta por aquello que aún no sucede, pero que, está seguro, sucederá. Prefiere guardar su sentimiento en el bolsillo del pantalón, buscar un hueco donde reposar fuera del vértigo del día y después sacarlo, contemplarlo, saborearlo a solas. El único amor eterno es el que no se realiza.

 Para Sergio Prim es una cuestión de escalas. Un estallido proveniente del otro lado de la casa puede ser el ruido de la cafetera o un avión que sobrevuela la ciudad a unos cuantos kilómetros. La escala mediante la cual Brezo percibe a Prim es muy reducida, por eso lo ve como un hombre grande, por eso lo ama. Ser un hombre grande implica responsabilidades y voluntad para presentarse ante el mundo. El hombre grande no puede ver los intersticios, no está capacitado para habitar las oquedades emocionales. No le está permitida la duda. Para el hombre grande, el deseo sólo puede estar encauzado hacia la culminación y la soledad es un extravío. Pero Prim es pequeño. Brezo debe aumentar la escala hasta que Prim se torne un punto casi imperceptible en el mapa de su intimidad. El hombre pequeño es el que mira sin ser observado, el que recuerda cuando ya todos se han marchado. El hombre pequeño es el hombre último.

La música, decía Debussy, no está en las notas, sino entre las notas. Son los huecos los que definen el espacio, la soledad la que reivindica la presencia. Pero Prim no ha encontrado el equilibrio: es un hombre que repudia la cercanía. La condena a la eterna aspiración de la que hablaba Kafka se manifiesta en el absurdo intento de anular lo posible y ganar así, el deseo inagotable. Sergio Prim es uno de tantos hombres que pululan en la tierra, de ésos que no admiten fracasos mediocres.

*

Anuncios
Escrito por

Me gusta la literatura y escribo. Me llamo Aura.

One thought on “La escala de los mapas, de Belén Gopegui”

¿Qué piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s