Jaroslav Hašek

1 comentario
Escritores, República Checa

 

De farmacéutico a comerciante, de soldado a escritor; en cualquier caso, como todo buen humorista, un agudo observador y crítico de su tiempo. Jaroslav Hašek (1883-1923) vivió en una época y en un lugar donde los héroes eran hombres melancólicos por los días imperiales o nacionalistas rabiosos en busca de patria. Hašekescribió su obra maestra sólo cuando acumuló una nutrida biografía; durante algún tiempo se dedicó al robo y tráfico de perros, intentó suicidarse y terminó en una institución psiquiátrica, luchó contra los rusos en el frente austrohúngaro de Galitzia, fue capturado, mandado a trabajos forzados en Ucrania, y terminó siendo Comisario Político del Quinto Ejército de los bolcheviques, a la vez que se unió a la Legión Checa. Empezó a escribir Las aventuras del valeroso soldado Shweik, obra que le valió la inmortalidad,en 1920, mismo año en que Kafka iniciaba su correspondencia con Milena Jesenká-Pollak. Kafka y Hašek tenían entonces la misma edad, y el primero ya había publicado La Metamorfosis y algunos de sus más conocidos relatos. Hašek había escrito artículos para diversas revistas de corte anarquista y varios libros de cuentos.

Con la Primera Guerra Mundial de fondo, el valiente Shweik es un entusiasta soldado que, declarado oficialmente idiota, recorre en sus divertidas hazañas desde el manicomio hasta la prisión. Su ciega obediencia resulta catastrófica porque cada orden ejecutada conduce al caos a todo aquel que tenga la mala fortuna de estar cerca, convirtiendo la guerra en un grotesco escenario de hombres sin misión. Su atinada torpeza nos hace preguntarnos si en realidad es imbécil o sólo finge serlo, pues lo que termina saliendo a relucir es la ineptitud de los altos mandos. La crítica al militarismo se esconde en la cuestión de si la estupidez —real o fingida— será el último refugio contra la barbarie, la corrupción y la burocracia de un imperio caduco. Kundera se pregunta: “¿Qué ha ocurrido con la guerra y sus horrores para que se hayan convertido en motivo de risa?”

Hašek, a diferencia de Kafka,escribió en checo y su novela tuvo una gran aceptación en Checoslovaquia y el resto de Europa. Pese al evidente contraste entre los personajes kafkianos y Shweik, todos ellos son hombres sin psicología ni pasado. El soldado imaginado por Hašek es hoy en día icono y héroe nacional porque no sólo representa a una generación, también es un tragicómico símbolo de subversión. Hašek murió en 1923, un año antes que Kafka, sin poder concluir la novela, que constaría originalmente de seis tomos y que sólo llegó a cuatro.

Bohumil Hrabal (1937-1997), cuya obra está visiblemente impregnada del carácter de este héroe popular, se dio cuenta de que el sentido trágico de la vida y el humor son gemelos: un drama estricto revela la misma esencia que un texto grotesco y trivial.

Anuncios
Escrito por

Me gusta la literatura y escribo. Me llamo Aura.

One thought on “Jaroslav Hašek”

  1. Leí hace algún tiempo “Las aventuras del valeroso soldado Schwejk”. En mi opinión, empieza siendo hilarante pero pierde interés e intensidad hacia la segunda mitad. Creo que descubrí a Hašek a través de W.G. Sebald, escritor y profesor, estudioso -sobre todo- de la obra de entreguerras de autores nacidos en lo que fue el Imperio Austrohúngaro.

    Bohumil Hrabal, al que mencionas, me parece también muy recomendable.

    Me gusta

¿Qué piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s