Isaak Babel

1 comentario
Escritores, Ucrania

A fines de los ochenta, aprovechando la glásnost impulsada por Gorbachov, el escritor siberiano Vitali Shentalinski desenterró los archivos negros de la kgb. De aquellos documentos, rescató las declaraciones y escritos de intelectuales condenados y “desaparecidos” en las purgas estalinistas —alrededor de dos mil—. Descubrió, entre otros, textos de Anna Ajmátova, Mijaíl Bulgákov, Ossip Mandelshtam, Boris Pilniak, Isaak Bábel. Del primer tomo de la trilogía que Shentalinski consagró a la reconstrucción de la memoria soviética, Esclavos de la libertad, las primeras líneas están destinadas al estudio de la casi olvidada obra de Isaak Bábel.

Bábel nació en Odessa en 1894, en el barrio judío de Moldavanka, “nuestra madre generosa, [con] una vida atiborrada de niños chupeantes, trapos colgados y noches conyugales, llenas de elegancia de arrabal y potencia soldadesca.” Sus relatos más tempranos contenían suficientes dosis de crítica e ironía para convertirlo en un escritor incómodo para el régimen zarista. Tras la Revolución, ya integrado al Partido Comunista, Bábel estableció amistad con Gorki y con Mayakovski, quienes admiraban su estilo depurado y la sinceridad de su prosa.

Bábel se consideraba un hombre sin imaginación; todo cuanto escribía era producto de su propia experiencia. En Cuentos de Odesa reúne dieciséis narraciones que evocan algunos episodios de infancia y juventud en su barrio natal; cuento por cuento, recobra ese microcosmos habitado por taberneros, buhoneros, contrabandistas, artistas menesterosos y rabinos. Su obra posee el misterio de las parábolas jasídicas, el desamparo del espíritu ruso y la precisión estilística cultivada por los franceses. En su cuento “Guy de Maupassant”, homenaje al autor francés y reflexión sobre su propio quehacer, Bábel escribe la archicélebre frase de decálogo: “Ningún hierro puede despedazar tan fuertemente el corazón como un punto puesto en el lugar que le corresponde.”

Algunos han dicho que Bábel era expresionista; otros, surrealista; le acusaron de preciosismo, romanticismo y biblismo. Borges dijo que era hombre de un solo libro, refiriéndose a Caballería roja, volumen de cuentos que surgió de su experiencia en un regimiento de cosacos —“guerreros estruendosos, inútiles y antisemitas”, en palabras del argentino—. Mediante reacciones de los personajes ante sucesos aparentemente triviales, Bábel narra la violencia arbitraria que ejerce el hombre bajo la justificación de la guerra. La crueldad referida en Caballería roja se equilibra con la fuerza de las construcciones poéticas y de las imágenes, llenas de una melancolía rabiosa. No hay grandilocuencia, despliegues oníricos, desbordamientos, denuncia ni lamentaciones; tampoco heroísmo ni enaltecimiento de las bondades del Partido.

En este país, decía Boris Pilniak, no hay un solo individuo capaz de reflexionar que no piense en la posibilidad de ser fusilado. Isaak Bábel no enarboló la bandera del realismo socialista, razón suficiente para enjuiciarlo. En mayo 1939 fue arrestado por los agentes de Stalin. No se supo más de él. Se dice que murió en 1940.

 

 

Anuncios
Escrito por

Me gusta la literatura y escribo. Me llamo Aura.

One thought on “Isaak Babel”

  1. Isaak Bábel es un escritor enorme; un cuentista fuera de serie. La primera vez que leí sobre él, fue en “La vida de mi padre”; ahí, Raymond Carver hacía mención sobre el relato titulado “Guy de Maupassant”. Tiempo después encontré “Debes saberlo todo” (publicado por Alianza Editorial); ahí me quedé enganchado con este autor. Luego, pasados algunos años, conseguí un ejemplar de sus obras completas, publicadas por la Editorial Planeta.

    Me gusta

¿Qué piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s