Andrzej Kusniewicz

Deja un comentario
Imperio Austrohúngaro, Polonia

Las verdaderas joyas de la corona austrohúngara brotaron de su agonía, todo mundo lo sabe y a estas alturas es casi necio seguirlo repitiendo. En este año del centenario de aquel disparo que cambió para siempre la historia del viejo continente y la configuración del mapa geopolítico y literario, me figuro muy borrosamente la imagen del archiduque Francisco Fernando, y la de Francisco José, el emperador de granito, bajo cuya sombra cayó el fugaz Imperio (1867-1914) en tanto que período histórico, pero dio, en cambio, origen a la leyenda, forjada mediante las evocaciones literarias de las mentes más brillantes. Hijos de la frontera imperial, Bruno Schulz, Joseph Roth o Andrzej Kusniewicz, hicieron de Galizia un territorio fértil para el florecimiento del imaginario europeo del pasado siglo.

Andrzej Kusniewicz (1904-1993) estudió Ciencias Políticas, por lo que durante mucho tiempo se desempeñó como diplomático y sólo hasta 1956 empezó a publicar sus primeros textos. A pesar de haber experimentado el horror de los campos de concentración nazis, éste no ocupa un lugar central en su obra. Por el contrario, Kusniewicz se remonta al origen de todo el mal: la caída del imperio, el irrecuperable mundo de ayer. En El rey de las dos Sicilias (Anagrama, 1983), el autor propone una reconstrucción de la realidad a partir de cuatro hechos en apariencia inconexos; pero no es así, ya que “cada uno de ellos existió, ocurrió en un tiempo real, y por ello ha quedado fijado para siempre”. Es imposible cambiar u omitir detalles porque, escribe Kusniewicz, el pasado es indivisible. El escritor polaco demuestra que el tiempo empleado por una persona en la contemplación del vuelo de una mosca puede ser decisivo en el destino de otros hombres; que el asesinato del heredero imperial y el de una joven gitana en una pequeña provincia poseen la misma trascendencia. Todas las cosas y los hechos que integran la realidad son significativos para la construcción de ésta, nada puede ser menospreciado, el hecho de que no sepamos que pasó, no altera el curso del destino y las consecuencias. Kusniewicz disecciona el pasado para arrebatarle su misterio, como si quisiera enfrentarse a la pérdida y los horrores de la historia. El minuto del estallido no puede estar inscritoen el destino de los hombres, debe ser el resultado de una serie de acontecimientos; algo modificable, no ineludible.

el-rey-de-las-dos-silicias-andrzej-kusniewicz-lea-14286-MLM20084476120_042014-F

Adam Zagajewski expresó en alguna ocasión sus ansias de totalidad, su frustración ante la incapacidad de abarcar la realidad entera bajo una sola mirada. Paradójicamente, esta imposibilidad sólo puede revertirse mediante la ficción. Si para Georges Perec la enumeración y descripción minuciosa de objetos eran herramientas para renovar nuestra disposición hacia lo cotidiano o para definir personajes, en Kusniewicz constituyen la revelación de lo inadvertido. La estructura de El rey de las dos Sicilias sugiere una vertiginosa telaraña narrativa en cuyo centro convergen todas las historias como una sola.

Witold Gombrowicz nombró al trío genial integrado por él mismo, por Schulz y por Witkiewicz, “los tres mosqueteros de la vanguardia polaca de entreguerras”. Gombrowicz no lo sabía, pero el cuarto mosquetero, el que proporcionaría un nuevo impulso al discurso lírico polaco, vendría varias décadas después. Kusniewicz, también autor de La lección de lengua muerta (1977), añadió uno de los párrafos más brillantes e inolvidables al gran relato occidental que constituye, aún hoy, la vida y muerte del Imperio Austrohúngaro.

Anuncios
Escrito por

Me gusta la literatura y escribo. Me llamo Aura.

¿Qué piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s